Blog

BIOETICA IUSFUNDAMENTAL

José Antonio Seoane
Martes, 5 de marzo de 2019

BIOETICA IUSFUNDAMENTAL

El voto de las personas con discapacidad, un ejemplo de justicia como reconocimiento.

 

1. El pasado 6 de diciembre conmemoramos el cuadragésimo aniversario de la Constitución española de 1978 (CE) actualizando nuestro catálogo de derechos fundamentales con dos oportunas novedades legislativas con resonancias bioéticas.

Hoy me ocuparé de la primera de ellas, la Ley orgánica 2/2018, de 5 de diciembre, para la modificación de la Ley orgánica 5/1985, de 19 de junio, del régimen electoral general para garantizar el derecho de sufragio de todas las personas con discapacidad (LO 2/2018).

2. El artículo 23.1 CE reconoce el derecho de participación política, desarrollado en la Ley orgánica 5/1985, de 19 de junio, del régimen electoral general (LOREG), según la cual el derecho de sufragio corresponde a los españoles mayores de edad (art. 2.1 LOREG) excepto en tres casos (art. 3.1 LOREG), dos de ellos referidos a las personas con discapacidad: a) los condenados por sentencia judicial firme a la pena de privación del derecho de sufragio, durante el tiempo de su cumplimiento; b) los declarados incapaces en virtud de sentencia judicial firme que declarase expresamente la incapacidad para ejercer el derecho de sufragio; y c) los internados en un hospital psiquiátrico con autorización judicial que declarase expresamente la incapacidad para ejercer ese derecho, durante el período del internamiento.

3. La LO 2/2018 modifica esta situación y refleja la evolución axiológica hacia una concepción inclusiva, menos medicalizada y más social de la discapacidad cuya traducción jurídica ha sido el primer tratado de derechos humanos del siglo XXI: la Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad, aprobada en Nueva York por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 13 de diciembre de 2006, ratificada por España el 3 de diciembre de 2007 y vigente en nuestro país desde el 3 de mayo de 2008.

4. Ya en 2011 el Comité sobre los derechos de las personas con discapacidad de las Naciones Unidas, órgano de expertos independiente que supervisa su aplicación, señaló que muchas personas con discapacidad intelectual o psicosocial habían sido privadas del ejercicio del derecho al voto y recomendó al Estado español que revisase la legislación para que todas las personas con discapacidad gozasen del “derecho a votar y a participar en la vida pública en pie de igualdad con los demás”, conforme a lo dispuesto en la Convención, en particular en sus artículos 12 y 29.

5. En este contexto surge la nueva regulación del derecho de sufragio, que suprime las dos circunstancias vinculadas a la discapacidad (art. 3.1.b) y c) LOREG) y añade un número 2 al artículo 3: “Toda persona podrá ejercer su derecho de sufragio activo, consciente, libre y voluntariamente, cualquiera que sea su forma de comunicarlo y con los medios de apoyo que requiera” (art. 3.2 LOREG).

Además, retrotrae sus efectos con la nueva Disposición adicional octava LOREG, que reintegra plenamente en el derecho de sufragio a las personas a las que se le hubiere limitado o anulado en virtud de resoluciones judiciales fundamentadas en el apartado b) o el apartado c) del artículo 3.1 LOREG, ambos suprimidos.

 

II

6. Las leyes cumplen una función de promoción social y también una función simbólica. Con independencia de su eficacia y su acierto, la LO 2/2018 transmite unos valores y una imagen de la discapacidad que pretenden cambiar su representación social negativa.

La principal razón jurídica para la reforma legal es el derecho de igualdad de trato y no discriminación de las personas con discapacidad (art. 14 CE), concretado en el derecho de sufragio activo en igualdad de condiciones.

Desde una perspectiva ética, la igualdad y la libertad son los valores que sustentan la reforma, permitiendo la participación social plena y efectiva y el desarrollo individual de cada persona con discapacidad.

La participación libre e igual es importante desde un punto de vista político para la consolidación de una sociedad democrática y de un Estado de Derecho (art. 1 CE). Es asimismo importante desde un punto de vista social, pues la ausencia de las personas con discapacidad omite su perspectiva y empobrece la imagen y la comprensión de nuestra sociedad. Finalmente, es también decisiva desde el punto de vista individual, pues el desarrollo integral de las personas necesita de la interacción con los otros.

7. No obstante, el valor que mejor expresa el significado de esta reforma legislativa es la justicia, aunque no en el sentido habitual de distribución, sino en uno previo, la justicia como reconocimiento.

Las teorías del reconocimiento (Axel Honneth, Paul Ricoeur, Nancy Fraser, Adela Cortina) han subrayado la importancia de las diversas formas de reconocimiento subjetivo e intersubjetivo para eliminar la exclusión y garantizar la condición de sujeto moral, el respeto y el desarrollo de la identidad de las personas afectadas. Por ello, aunque la limitación del voto de algunas personas con discapacidad no negase directamente su dignidad, sí podía interpretarse como un trato injusto que las excluía a limine de la participación política y pública.

8. Un apunte final. La ley no agota el Derecho, sino que representa un punto de partida normativo que debe ajustarse en el caso concreto. La LO 2/2018 no afirma que todas las personas con discapacidad serán capaces de votar, sino que es justo posibilitar que puedan hacerlo como cualquier otro ciudadano mayor de edad.

La novedad legislativa es la presunción de la capacidad de las personas con discapacidad mayores de edad; en otras palabras, la irrelevancia inicial de la discapacidad como circunstancia impeditiva del ejercicio del derecho de sufragio. No existe ya discriminación legislativa, por lo que la eventual privación del ejercicio del derecho al voto no será un corolario de la discapacidad sino de la incapacidad real de votar de forma consciente, libre y voluntaria.


Etiquetas: bioética iusfundamental, seoane, derechos, discapacidad, igualdad, justicia, participación, reconocimiento, voto


Volver al listado