Actualidad

Médicos Sin Fronteras (MSF) rechazó fondos de EE UU "por ética".

Martes, 13 de octubre de 2015

Médicos Sin Fronteras (MSF) rechazó fondos de EE UU

La organización humanitaria Médicos Sin Fronteras (MSF) rechazó en duros términos la oferta del gobierno de EE UU de aportar los fondos para la reconstrucción de su hospital de la ciudad afgana de Kunduz. Al informar que no aceptará ningún fondo de ayuda proveniente del gobierno norteamericano con el objetivo de acallar sus críticas por el bombardeo de los aviones de Estados Unidos y la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) en Afganistán, un vocero de MSF dijo que “se trata de una cuestión profundamente ética”
El 3 de octubre la aviación de las fuerzas de intervención en el país asiático destruyó la mayor parte del hospital traumatológico de aquella ciudad del norte afgano, asesinando a 22 personas, entre ellas 12 médicos y auxiliares de salud de MSF. Las restantes diez víctimas eran civiles que estaban siendo asistidos en ese único centro sanitario que quedaba en Kunduz. Entre los muertos había tres niños menores de diez años. En el momento del ataque había 150 personas internadas, todas víctimas de las acciones bélicas.
MSF desmintió las versiones de Afganistán de que en el hospital había insurgentes y que desde allí se estaba atacando a sus fuerzas, razón por la cual pidió a Estados Unidos que efectuara el bombardeo. Desde el mismo día del ataque la organización humanitaria no sólo rechazó la falsa versión sino que recordó –a los gobiernos de Kabul y de Washington– que las convenciones internacionales protegen especialmente a los hospitales, que bajo ningún concepto pueden ser atacados en medio de cualquier contienda.
Ayer, la organización no gubernamental reiteró su pedido para que se conforme una comisión investigadora internacional independiente, ya que considera que la que pueda realizar el Pentágono estadounidense “estará viciada de parcialidad”. En una tardía reacción, el 5 de octubre el presidente Barack Obama pidió disculpas por el bombardeo y anunció que había ordenado esa investigación que MSF rechaza. El ataque fue unánimemente repudiado, al extremo de que todas las organizaciones humanitarias que estaban actuando solidariamente en Afganistán decidieron irse del país.
Con respecto a la reparación económica, la entidad dijo en un comunicado que “desde hace mucho tiempo la política de MSF es no aceptar fondos de ningún gobierno en sus misiones en Afganistán y otros conflictos (porque) esta política nos permite trabajar de manera libre e independiente, sin tomar partido por ninguna de las partes”. Para expiar culpas el Pentágono anunció el sábado que dispone de “la autoridad de hacer pagos (...) destinados a la reparación del hospital” bombardeado, según lo establecido en un programa de respuesta ante emergencias.
Además, el Departamento de Defensa se mostró dispuesto a “hacer pagos de condolencia (de reparación) a los civiles no combatientes heridos y a las familias de civiles no combatientes muertos como resultado de las operaciones militares del 3 de octubre”. Respecto a ese pago a las víctimas, MSF aseguró que no le compete actuar y dijo que aún no ha recibido “ningún detalle de las compensaciones anunciadas por el Pentágono”, pero anticipó que esos “pagos de condolencia” no evitarán las investigaciones ni el reclamo de responsabilidades por el ataque. 

 
Fuente: Tiempo Argentino. Infonews 

Volver al listado