Actualidad

La ética de la solidaridad, por Isabel Menéndez

Sábado, 17 de octubre de 2015

La ética de la solidaridad, por Isabel Menéndez Osama Abdul Mohsen y su hijo, a su llegada a Madrid.
Hemos asistido a imágenes terribles en las que miles de ciudadanos sirios llegaban extenuados a las puertas de Europa. Lo que se ha dado en llamar “la crisis de los refugiados” no es otra cosa que una huida desesperada de la destrucción. ¿Qué harías si ves a tu hijo pasar hambre y sabes que, si te quedas en tu patria, va a morir? Buscar una alternativa. No parece, en fin, que estas migraciones vayan a parar en los próximos meses.
Muchos ciudadanos han promovido movimientos solidarios con estos refugiados. Pero existe otra forma de comportarse opuesta a la solidaridad: el rechazo. Se levantan vallas y se cierran fronteras que tratan de parar la entrada de hombres y mujeres que están desesperados y a algunos se les trata como si fueran delincuentes. Desde ese rechazo, se les ve como personas que van a quitar trabajo y no aportan nada con su presencia. Se les deja morir o se les trata como objetos, a los que se puede agredir.
Esta forma de actuar quedó reflejada en unas imágenes que dieron la vuelta al mundo, en las que se veía a Petra László, una reportera gráfica húngara, poniendo la zancadilla a los refugiados sirios que corrían para atravesar la frontera. El hombre que cayó por culpa de la reportera, mientras llevaba a su hijo en brazos, se llama Osama Abdul Mohsen. Petra László llevaba aquel día una mascarilla en la boca, como si tuviera miedo a contaminarse. No debía de saber que, más que el riesgo a ser contaminada, ya estaba invadida por un odio que era incapaz de controlar.
Lo contrario a ese odio se veía reflejado en la sonrisa de satisfacción que lucía en la cara de Miguel Ángel Galán, director de la escuela de entrenadores de futbol CENAFE, de Getafe, cuando recibió a Osama y su hijo en Madrid. Osama había sido entrenador de fútbol en su país y la escuela madrileña se movió para acogerle. Esta solidaridad produce una satisfacción que proviene de poseer una ética interna que permite a una persona ponerse en el lugar del otro sin confundirse con él.
 
Lograr el bienestar psíquico
 
La solidaridad es un tipo de ayuda que se ofrece de una manera desinteresada porque un psiquismo fuerte puede permitirse el hecho de echar una mano a otro. Quien la ofrece no siente miedo de quedarse sin algo porque ha podido elaborar las fragilidades personales que todos tenemos.
El ser humano es un ser social, que necesita de la relación con los otros para sobrevivir. Nos constituimos psicológicamente en relación a los otros y vamos conformando con identificaciones parciales una subjetividad más o menos madura, generosa y solidaria o temerosa y agresiva.Solo a partir de un bienestar psicológico se puede ser solidario. Este bienestar se produce cuando se han superado las carencias personales y se ha aceptado la ética que pone freno a las pulsiones agresivas.
La persona solidaria disfruta promoviendo la mejora de la vida de los demás. La insolidaria se mantiene en la inquietud de no tener nunca bastante y suponer que siempre le van a quitar algo.
"“¿Quién no conoce el poder del amor, la solidaridad, la amistad, el arte, el humor, la creatividad frente a los males de la vida?”", preguntaba el psicoanalista Donald W. Winnicott. La cultura moderna desalienta estas acciones, las considera de baja productividad. Sin embargo, promueve actitudes narcisistas y egoístas, como la búsqueda del dinero y el poder y, además, estimula la competencia despiadada. Aunque, a pesar de todo, estas actitudes no conducen al bienestar psíquico.
 
Eros y Tánatos
  • Dos pulsiones nos dirigen: la de vida (Eros) y la de muerte (Tánatos). Quienes sufren las segundas no soportan los conflictos, no los saben resolver y, por ello, salen a la luz en forma de agresión al otro.
  • Eros, en cambio, promueve la unión. Lejos de proyectar sobre los demás la fragilidad propia, la asume y no le tiene miedo. Entonces puede aparecer la solidaridad, hija de una ética que prohíbe matar y promueve compartir para enriquecer la vida de todos
La noticia
 
La crisis de los refugiados sirios
  • La imagen de Aylan, el niño sirio de tres años que murió ahogado en la costa turca, ha transformado la preocupación en indignación entre la población europea. Mientras los gobiernos calculan la cantidad de refugiados que debe acoger, las mafias trafican con sus vidas.
  • La última encuesta del CIS señala que el 77,8 % de los españoles apoya la ayuda a los refugiados.

 

Fuente: Mujerhoy.com


Volver al listado