Actualidad

La falta de divulgación aleja a la ciencia de la ciudadanía

Jueves, 26 de noviembre de 2015

La falta de divulgación aleja a la ciencia de la ciudadanía María Casado y Ricard Solé entre Marta Jiménez
El físico y biólogo, Ricard Solé, y la experta en Derecho y Bioética, María Casado, protagonizan un coloquio sobre vida artificial y cambio climático
¿Cuál es el origen del universo? ¿Cuál es el origen de la conciencia? ¿Podemos crear vida artificial? Los expertos de prestigio internacional, Ricard Solé y María Casado González, debatieron sobre éstas y otras cuestiones en el marco de la iniciativa Conversaciones en La Central.
El objetivo no era dar respuesta a estas preguntas, ya que aún no han podido resolverse, sino tratar temas que atañen a toda la ciudadanía, alejada de los mismos por la falta de divulgación. A esa conclusión llegaron los dos expertos que dialogaron sobre la vida artificial y el cambio climático, aportando el punto de vista científico y el ético.
El científico Alan Touring fue el pionero en hablar de inteligencia artificial, un “universo” que ronda desde hace años los laboratorios de los científicos. Actualmente, no existe un robot inteligente ya que el principal límite de la robótica es el lenguaje. “Es cierto que estos autómatas desarrollan una gramática no programa que conecta con el cuerpo físico, pero eso no les hace inteligentes”, señaló el físico Ricard Solé. No obstante, apuntó que “dentro de diez años tendremos en casa a los robots no inteligentes?”.
Esta aplicación de la ciencia a la creación de vida artificial tal vez podría aplicarse, según Solé, a paliar los efectos del cambio climático. En palabras del físico, “podríamos rediseñar la biosfera, como hemos hecho con el 90% de los ecosistemas, o crear una sintética”.
En relación a esta rama de la biología, Solé comentó que “ha dado un salto enorme y gracias a ella podemos modificar las células, por ejemplo”. El físico reconoció que “no sabemos hasta dónde podemos llegar o si la biología nos pondrá restricciones” pero el objetivo es el poder combatir enfermedades autoinmunes como la artritis. Solé explicó algunos de los avances que la ciencia ha conseguido en los últimos años, como el ensayo con fármacos o la regeneración humana. “Esta capacidad es propia de los animales y el ser humano también cuenta con ese mecanismo, pero se ha descubierto que nuestro organismo no emite señales para que esa regeneración se produzca”, detalló el físico y biólogo.
Y ante esto, ¿qué papel juega la bioética? Según Casado, “la ciencia presenta un mundo fascinante y plantea muchos temas sobre los que hay que reflexionar”. Pero, para ello, Casado apuntó que “hace falta que los científicos nos informen de los avances ya que el desconocimiento genera miedo y falta de asimilación ante lo que ocurre”.
La experta en Derecho denunció que entre el descubrimiento científico y su aplicación “hay poco tiempo para que la sociedad pueda construir respuestas de manera conjunta”. La causa de esta situación, según Solé, “es el fracaso en el sistema educativo, que siempre ha separado a la ciencia de la cultura”.
Casado criticó que se destina “mucho dinero público a la ciencia y los beneficios van luego a lo privado. Por ello, la ciudadanía pierde interés en todo este campo. A los adolescentes, por ejemplo, les preocupan temas como la obesidad o las enfermedades de transmisión sexual. Y ningún partido político nos dice, en período electoral, cuánto se va a destinar a esto”, sentenció.
 
Fuente: Cordopolis.es

Volver al listado