Actualidad

Reivindicación de los Cuidados Paliativos. Por Teresa Poyal Cáliz (*).

Viernes, 23 de octubre de 2015

Reivindicación de los Cuidados Paliativos. Por Teresa Poyal Cáliz (*).

Llevo muchos años cuidando y acompañando a personas en fase avanzada de su enfermedad, con la muerte alrededor y os quiero contar una historia.

Ya desde muy pequeña, me llamó la atención el dolor, primero en mis carnes, más tarde el de ”los otros”. Aquello que tanto nos hacía sufrir, el dolor, se vivía casi como algo para ganarse el cielo, que había que pasar y que hasta era necesario para conseguir el objetivo de la curación, incluso estudiando la carrera de medicina, eso del dolor sólo se mentaba como un aviso de que algo estaba pasando.

Con los años y recién acabados los estudios de medicina, me entró en la cabeza la idea de alquilar un antiguo y pequeño hospital abandonado en una zona rural de esta España. Mi idea era tener unas poquitas camas para aliviar algo, lo que pudiera. (¡El mundo por montera, bendita juventud!)

¡Vaya pelea! Os hablo de los años 90. La primera en la frente: ¿de dónde voy a sacar  dinero para arreglar un edificio de 100 años, antiguo hospital comarcal abandonado, sin ascensor, con dos baños, uno en cada planta y todo distribuido de aquella manera?

Tras cubrir veinte mil papeles y redactar un proyecto, consigo una subvención de los fondos europeos Leader y me dan 9 millones de las antiguas pesetas para la reforma del edificio. ¡Qué contenta me puse y qué poco me duró la alegría! La obra ascendió al final a 50 millones y en los bancos no me daban crédito. Sin embargo, los dioses se volvieron a portar bien conmigo y encontré un empresario-mecenas que decidió hacer una sociedad conmigo, y dejarme los fondos. Yo avisé:

                - Esto no es un negocio, es otra cosa, no obtendrás beneficios.- Le aclaré.

                - Mientras no me dé problemas ni pérdidas, no me importa.- También me aclaró.

Se hizo la reforma, no lujosa, sí digna y acogedora, el continente estaba listo, pero entonces comenzó la siguiente rampa: falta de formación, y ¿ahora qué? ¿Qué sé yo de morfina? ¿Qué sé yo de la muerte?

Primero hice  unos cursos a distancia de cuidados paliativos, de aquellos que hacía el Dr. Gómez Sancho, con dos libros estupendos, llenos de sentido común y algo de filosofía; pero lo mejor fue el Máster en La Paz, en Oncología, allí sí que vi y sí que aprendí. También lo que no hay que hacer.

En aquella habitación de la planta de Oncología, había un anestesista intentando pillar una vía central, dos residentes, una enfermera, un auxiliar, el biombo, el enfermo de la otra cama, la familia del de la otra cama, un calor insufrible y vasos de zumos vacíos por las papeleras  y el enfermo en cuestión, en fase de agonía. Se murió en cinco minutos, con su vía bien colocadita pero de aquella manera tan fría, tan esperpéntica y con su familia fuera de la habitación mordiéndose los muñones de la angustia.

Han pasado casi 20 años. En el hospitalín hay 19 camas funcionando, formamos  un buen equipo, estable, con vocación y espíritu paliativo, atrás quedan las peleas con los médicos de atención primaria por el tema de los mórficos, gracias a muchas voces peleonas por la dignidad en la enfermedad ya no hay tanto miedo, y aunque la muerte sigue haciéndonos sufrir mucho, poco a poco se habla más de ella y sus circunstancias.

 

UNAS REFLEXIONES PERSONALES A MODO DE CONCLUSIÓN

- El enfermo: a veces es todo tan sencillo como dejar que el enfermo ingrese con su canario, incluso la dosis de morfina puede ser menor, otras veces es todo tan complicado que sólo te queda decirle al enfermo: no sé qué hacer, pero lo voy a consultar para buscar una solución. (Y lo haces, claro está.)

No me arrepiento de haber sido muy pesada  preguntando a internistas, oncólogos, anestesistas, traumas, geriatras, psiquiatras, psicólogos, enfermeros, trabajadores sociales…Me daba igual que fuesen de la pública o de la privada.

No hay que dudar a la hora de compartir información: una llamada telefónica a veces resuelve mucho.

-La familia: la mayoría si les hablas llanamente, con la verdad por delante, son un gran apoyo, aunque siempre hay alguien retorcido.

Si lloran delante de ti, significa muchas veces que hay confianza, y eso es fundamental, otras ocasiones esos lloros son de tristeza e impotencia y hay que dejarlos fluir.

-El equipo de cuidados paliativos: no todo el mundo sirve para este trabajo, un auxiliar puede cambiar un pañal con una técnica de diez, pero prefiero el que lo hace con una sonrisa aunque le quede alguna arruguita.

Para dedicarte a paliativos te tiene que gustar la gente, tienes que tener capacidad de ser empático, tienes que saber comunicar y ser humilde cuando no sabes.

Alguna de estas habilidades se adquieren con formación y con horas con los enfermos, escuchándolos se aprende, la experiencia es un plus, ya sabéis.

-La calidad: parece que se impone hacer controles de calidad por escrito, pero aún no los he hecho formalmente, mi control de calidad han sido las familias y su agradecimiento o su enfado, creo que tendré que empezar a preparar formularios, pero son un latazo…

-El presupuesto: una cama hospitalaria ronda los 400€/día, y es verdad que con 100 €/día se pueden hacer unos buenos cuidados paliativos (aunque yo lo estoy haciendo por algo menos).

Esta empresa es privada, no me gusta la administración encorsetada, con sus protocolos estancos. Tampoco me gusta la publicidad, aunque hoy en día si no estás en la red no eres nadie parece ser. (Así que no me quedará  otra que hacer una página web, aunque sea "a computer illiterate" o "ciberzote", para entendernos.)

Hemos  tenido épocas en que los gastos no cubrían, y la paga extra había que retrasarla o anularla, pero si el equipo está a gusto trabajando y conoce la situación, lo entiende y no hay conflicto laboral; eso sí, en cuanto se podía, se abonaba. ¡La nómina del trabajador es sagrada! Claro, es fundamental que la relación laboral sea estable, sin temporalidades.

Nunca se han repartido beneficios en más de 20 años y el futuro es incierto dados los tiempos que corren, pero aquí seguimos, pasito a pasito…,y estoy orgullosa de lo conseguido.

-El cansancio: he pasado por varias fases a lo largo de estos años, desde agotamiento total a euforia inconsciente. La madurez te da algo más de serenidad. ¡Bendita madurez!

La administración:

En los años 90, cuando pretendí acreditar el centro como un hospice, me dijeron:

"¿Qué?, ¿cómo? Eso suena fatal, a hospicio, en nuestra lengua castellana parece algo de beneficencia  e incluso despreciativo."

"Tampoco es una  residencia", dijeron, "y eso de socio-sanitario no se contempla en esta comunidad, así que eres un hospital de media-larga estancia con autorización para cuidados paliativos". Y así hasta hoy.

Es una asignatura pendiente, aunque ahora ya casi me da igual cómo me califiquen mientras pueda hacer mi trabajo sin trabas burocráticas, además he de reconocer que la administración ha cambiado y ya sabe lo que son los cuidados paliativos, se ha iniciado una transformación esencial en este campo, pero todavía falta mucho. Los cuidados paliativos no se pueden quedar en asistencias de ocho a tres y de lunes a viernes, y tampoco pueden ser un medio para ahorrar pensiones al estado.

- El futuro:

Los sanitarios más jóvenes están  muy bien formados, pero en paliativos hay que dejar en un segundo plano la cultura de la sinvastatina y las novedosas  tecnologías.

Me gustaría que, en mis últimos días, si preciso cuidados paliativos, estuviera rodeada de personas-cuidadoras-transparentes-escuchadoras-y con buena formación.

Escuchamos a menudo cómo  políticos y dirigentes se  llenan la boca con términos como “derechos  humanos”, “dignidad”, “buena muerte”, “testamento vital”..., pero la realidad es que los cuidados paliativos están aún en el cajón, se airean sólo de vez en cuando, incluso la mayoría de personas, en general, sólo es consciente de su importancia y trascendencia cuando le toca en su propia enfermedad  o en la de sus familiares.

Pienso que en el ámbito nacional se podría hacer una campaña institucional informativa (tipo DGT con los accidentes de tráfico, por ej.) que entrase bien por los ojos, capaz de sensibilizar e interesar, de transmitir  que el sufrimiento ante la enfermedad avanzada y la muerte se puede y se debe paliar, que hay técnicas y profesionales preparados para aplicarlas  y que debería haber medios económicos suficientes para su consecución.

Creo que todos pensamos de esta manera y como sociedad, desde la legalidad y desde la legitimidad hemos de reivindicar los cuidados paliativos    

Fuente: La propia autora nos remite el texto original. Teresa Poyal Caliz (Máster en Cuidados Paliativos, Experta universitaria en Bioética y Bioderecho. Miembro de SECPAL)Hospital de Luarca – Asturias

                                            


Volver al listado